Óleo (46x 55 cm)

En mi interior


El expresionismo suele ser entendido como la deformación de la realidad para expresar de forma más subjetiva la naturaleza y el ser humano, dando primacía a la expresión de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad.

Vemos un rostro de frente en primer plano, ligeramente cabizbajo, con los ojos cerrados, sereno pero pensativo. Las pinceladas fuertes e intensas son el reflejo de un estilo expresionista, no hay precisión sino revelación.

La luz dorada construye el rostro con una esencia muy matérica, culminado en los blancos de los brillos. La atmósfera del cuadro se funde con del estado interior de la persona, exterior e interior son la misma cosa… nos invita a mirar dentro de nosotros mismos.

Marian García Crespo







Portafolios relacionados